Escribe y compila: Patricia Jablonka**

Si tenemos en cuenta la historia recordemos que: en la Prehistoria, a las pinturas rupestres como evidencia de la relación entre la cultura y la economía, el chamán como primer gestor cultural de la historia humana; festivales de teatro en la Antigua Grecia; mecenazgo en el Medioevo; empresas culturales en el Renacimiento, escritores, pintores Shakespeare, Rembrandt, Rubens, etc.; en la postguerra: la Escuela de Frankfurt hablando sobre Industrias Culturales, en la década del 60 en EEUU: se quiere mejorar los servicios públicos de cultura (bibliotecas, teatros, etc.). Naciendo el concepto de Arts. Administration, en el Año 2000: Inglaterra y la perspectiva del desarrollo de las Industrias Creativas. Y así llegamos a nuestra actualidad, donde haciendo una recopilación de información obtenemos lo siguientes datos, que son muy necesarios e importantes para interiorizarnos:

El 3 de diciembre del 2015 La UNESCO, la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) y EY (anteriormente Ernst & Young) presentaron un nuevo informe de EY sobre las industrias culturales y creativas: Tiempos de cultura – el primer mapa mundial de las industrias culturales y creativas.

Según el informe “las industrias culturales y creativas generan cada año 2,25 billones de dólares, lo que supone el 3% del PIB mundial, y dan empleo a 29,5 millones de personas (1% de la población activa del mundo). Los ingresos de las industrias culturales y creativas superan a los de los servicios de telecomunicaciones y suponen más puestos de trabajo que los de la industria automovilística de Europa, Japón y Estados Unidos en su conjunto (29,5 millones de empleos frente a 25 millones).  Analiza 11 sectores* de las industrias culturales y creativas en África, América del Norte, América Latina y el Caribe, Asia-Pacífico, Europa y Oriente Medio”[1] (*Arquitectura, artes escénicas, artes visuales, cine, literatura, música, periódicos y revistas, publicidad, radio, televisión, videojuegos).

En la Argentina, para medir la cultura y captar las particularidades de un sector heterogéneo cuyo producto está asociado a la generación de un tipo de valor diferente al valor de uso de los productos vinculados a las industrias tradicionales y entendiendo a los bienes y servicios culturales como aquellos cuya característica principal es la de crear valor simbólico (una variable que no resulta fácilmente cuantificable), se crea en el año 2008 la Cuenta Satélite de Cultura (CSC) dentro del Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA). Esto se da como resultado del trabajo en conjunto entre el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y el Ministerio de Cultura de la Nación. La CSC se constituye como una herramienta estadística enmarcada en el Sistema de Cuentas Nacionales, el cual mide la incidencia económica de la cultura en la producción local.

Entre sus principales objetivos se encuentra la tarea de relevar, procesar, sistematizar y difundir las cifras e indicadores que den cuenta de la producción y consumos de los distintos bienes y servicios culturales que integran el ecosistema cultural.[2]

EL MICA

El mercado de industrias creativas de Argentina de mayor relevancia. Es la plataforma más importante del ecosistema cultural creativo y nuclea emprendedores de los seis sectores de las industrias creativas: artes escénicas, audiovisual, diseño, editorial, música, y videojuegos. Su programa RED MICA impulsa el fortalecimiento de las industrias creativas a través de ferias y festivales en todo el país y tiene como objetivo visibilizar y potenciar un circuito de eventos culturales, conectándolos en una red de intercambio y trabajo asociativo.

Por otra parte, las cifras del Indec precisaban que ”entre 2004 y 2015 las industrias creativas registraron un incremento del 78% de su valor agregado (o sea, el PIB sectorial). El ritmo de expansión no pudo sostenerse a partir de esa fecha. El sector se estancó entre 2016 y 2019 con un crecimiento acumulado menor al 1%”.[3]

En el 2017 el peso de las actividades culturales en el total producido de la economía argentina fue del 2,6%. La cultura generó 309.000 puestos de trabajo, lo que representó el 1,8% del total del trabajo privado de la economía argentina (3)

En un informe del CUICA, Centro Universitario de las Industrias Culturales Argentinas, datado entre 2015 y 2019 y realizado por especialistas de cada sector [Nicolás Sticotti (editorial), Diego Zapico (música), Pablo Rovito (audiovisual), Paula Brusca y Cristian Palacios (artes escénicas), Bernardo Mallaina y Pablo Palacios (videojuegos), y Julio Villarino e Irene Grinberg (ajuste en la cultura y consumo digital)], se analizó el presente de las industrias culturales. Este es un Informe interesante para poder obtener datos y características importantes para el desarrollo de la industria.

El director del CUICA y decano de Humanidades y Artes, Rodolfo Hamawi, sostiene en ese informe que: “las industrias culturales son dependientes del mercado interno, del poder adquisitivo de la población y de las políticas públicas de apoyo y fomento. Por lo tanto, su desarrollo dependerá de los proyectos económicos y políticos que gobiernen el país”.

Según J. Villarino e I. Grinberg en el mismo informe explican que, en el año 2019, “el sector cultural en su conjunto presentó una tasa de crecimiento negativa más pronunciada que la economía total, y en cuanto a la performance de cada una de las industrias culturales que integran el sector, la mayoría exhibe caída o estancamiento de su producción, excepto aquellas relacionadas con el contenido digital».

Las restricciones económicas se pueden agrupar en tres tipos: «ajuste vía cantidades (caída de la producción), ajuste vía precios (los precios de la cultura crecen menos que la inflación general) y ajuste vía gasto público (disminución de las partidas presupuestadas para acciones de política cultural)”. (4)

En la publicación INDUSTRIAS CREATIVAS EN LA ARGENTINA: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES EN LA ERA DIGITAL, del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología se informa que en la Argentina se observa una gran concentración poblacional, económica y cultural en la región centro del país, en particular en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las ciudades de Rosario y Córdoba.

La Red de Ciudades Creativas (RCC) y el Sistema de Información Cultural de la Argentina muestran, a través de mapas culturales específicos, la distribución de los componentes de cada ecosistema cultural local, según los datos registrados en cada jurisdicción, según lo especifica el SInCA. Interesante trabajo para poder ver como se ha desarrollado el sector en nuestro país, por ejemplo, Córdoba entre otras es la tercera ciudad más poblada1 del país, después de CABA y La Matanza, provincia de Bs.As., pero la segunda ciudad en cantidad de espacios culturales. Ser la ciudad capital de la provincia la posiciona como el centro político, pero también económico y cultural.[4]

2021: El año internacional de la Economía Creativa

Por otro lado, es importante mencionar que, en diciembre del 2019, la ONU adoptó la resolución A / RES / 74/198, declarando 2021 como el “Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible”. Presentado por Indonesia, la resolución fue patrocinada por 81 países, un respaldo rotundo para la economía creativa que es a menudo mal entendida y tergiversada. Sin saber que iba a pasar al año siguiente, esto hoy representa una oportunidad muy importante para tener en cuenta a partir de lo que se está atravesando.

En el año 2020, la pandemia paraliza la vida cotidiana, se profundizó una crisis mundial, se comienza a vivir en una incertidumbre extrema, enfatizando aún más la crisis que este sector estaba viviendo con desafíos sin precedentes. Esto dio pie para que muchas personas comiencen trabajando desde su casa, “transmitiendo mensajes, levantando el ánimo, promoviendo el bienestar y la salud mental, y proveyendo de entretenimiento” según lo explica el 23 de septiembre del 2020  Martina Majlis– Andrea Ruy[5], de alguna forma desarrollándose de diferente manera a como se estaba realizando, con nuevos formatos de actividades, entendiendo que la paralización de cines, teatros, festivales, eventos, reuniones creativas y formativas grupales, afectaban aún más al sector. Por toda esto, se necesita pensar en cómo reestructurar, dándole a la economía mundial, a partir de lograr la autotransformación, una nueva forma de desafiarse.[6]

Nuevos modelos de negocio: la participación del BID

Nuevos e importantes modelos de negocio se avecinan, por esta razón el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, publico “ideas y recomendaciones de una serie de expertxs “, elegidxs siguiendo criterios de representatividad geográfica y de género y buscando aunar una amplia gama de especialidades. Así, la red fue integrada por personas tanto del mundo de la academia como de los sectores público, privado y ONGs, y provenientes de siete países de América Latina, quienes se reunieron en cuatro ocasiones entre abril y junio 2020. para lograr ayudar al sector de las industrias creativas a salir adelante, desafiando todo contexto.[7]

Federico Kucher,  licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y magíster en Desarrollo Económico por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), explica en una nota para el diario página 12, del 4 de octubre del 2020, que “La economía argentina enfrenta desafíos en distintos frentes. Uno de los principales es la necesidad de incrementar su capacidad de exportación para moderar una de las grandes tensiones estructurales del país: la restricción externa. Los sectores tradicionales como el complejo agropecuario, la minería y los hidrocarburos son actividades claves para cumplir este objetivo. Pero no son los únicos, expresa, En las últimas décadas fueron ganando protagonismo rubros con potencial estratégico. Uno de estos sectores clave es el de las industrias creativas.”

“La última información del Indec detalla que el sector de las industrias creativas exportó el año pasado, cerca de 650 millones de dólares. La cifra agrupa distintos subrubros: artes escénicas y espectáculos artísticos, artes plásticas y visuales, producciones audiovisuales, diseño, libros y edición musical, entre otros.” (8)

La investigadora argentina de la Universidad de Barcelona Lía Barrese explicaba en esa nota, que “las industrias creativas tienen un rol clave para el desarrollo sostenible” y, a partir de las nuevas tendencias de la industria 4.0,la digitalización de los contenidos culturales se abre una oportunidad. Los patrones de consumo empiezan a cambiar y las plataformas de distribución de contenido online permiten un alcance geográfico impensado en otros momentos de la historia. Estos elementos permiten entender el potencial del sector para ganar dinamismo y convertirse en un motor de exportaciones, pero también de generación de empleo con alto valor agregado”. (8)

A partir de toda esta información, que simplemente he volcado a este papel para lograr un marco de referencia, obtenida de expertxs en la industria y organizaciones de alto nivel, desde todos los puntos de vista, recomendada para que cada unx de nosotrxs lea y se interiorice aún más, me pregunté qué más  puedo aportar, sabiendo que lo mío es solo trabajar en el campo de las mismas, acompañando, asesorando y apoyando a emprendedores y pymes a que se desarrollen cada día más, a que encuentren la propuesta de valor que muestre y haga foco en el desarrollo local, nacional, regional con diferentes caminos y función de las nuevas tendencias y paradigmas.

Simplemente expresando a modo de conclusión que las industrias creativas y culturales Incorporan la creatividad y la innovación como componente central de la producción. Poseen contenido artístico, cultural y patrimonial. Poseen una doble naturaleza: económica porque loran generación de riqueza y empleo y cultural porque generan y transmiten valores, sentido e identidades y por último Proponen Innovación, co creación y recreación.9

Dichas industrias están dentro de un proceso de cambio y desarrollo donde la percepción tanto del valor productivo y económico del sector de la cultura y la creatividad e innovación, como la de su función social y política, va adquiriendo un nuevo sentido, nuevas tendencias, en un nuevo paradigma, en una nueva perspectiva de ver al mundo.

La cultura aporta a nuestra humanidad, nos da pertenencia, noción histórica; nos da identidad construyendo la capacidad de tomar consciencia de la individualidad de lo propio mirándonos desde una perspectiva ajena a uno mismo, formando redes; nos da capacidad de construcción de sentido, a partir de la innovación, el cambio y el desarrollo. Libertad, protección, afecto, memoria.

En la nueva economía estos bienes y servicios producidos adquieren valor con su uso, son inagotables y generan beneficios múltiples: económico, social, cultural, patrimonial, estético, identitario, sentido de vida e histórico.

Como dice George Bernard Shaw “Si Ud. tiene una manzana, y yo tengo una manzana y las intercambiamos, ambxs tendremos una manzana; Si Ud. tiene una idea, y yo tengo una idea y las intercambiamos, ambxs tendremos dos ideas…”.

Por eso es hora de darle la importancia que tienen en este nuevo contexto de desarrollo de nuestra sociedad. Es necesario ahondar y ser asiduos en el hacer buscando satisfacer las necesidades humanas fundamentales, afianzando las cadenas de valor y encontrando el rumbo para aportar al desarrollo sostenible de mundo.

—————————————————————————————————-

**Especialista en Dirección, Gestión de Proyectos y Asesoramiento; Análisis para Toma de Decisiones, Finanzas. Evaluación de Riesgos. Pensamiento, Planificación y Análisis Estratégico e innovativo en el Desarrollo Económico local y regional . Industria 4.0 y Economía circular .
Experiencia en el ámbito Público y Privado,
Educación Económica Financiera. Evaluadora de Proyectos Privados y Sociales . Expertise en Metodologías e implementacion de Impactos en el Desarrollo y Crecimiento de Organizaciones.
Coordinadora de Incubación de Empresas. Subgerenta de Capacitación del Ministerio de Desarrollo Económico.

Referencias bibliográficas:

1 – Informe Unesco. Servicio de Prensa. http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view-tv-release/news/new_report_shows_cultural_and_creative_industries_account_fo/

2 – SInCA: https://unctad.org/es

3 – SInCA: https://unctad.org/es

4 – http://dha.undav.edu.ar/wp-content/uploads/2019/10/informe_CUICA_2.pdf

https://www.recursosculturales.com/cuica-industrias-culturales-argentina-2015-2019/

http://www.sela.org/media/3212373/industrias-creativas-en-la-argentina.pdf

5 – https://blogs.iadb.org/industrias-creativas/es/

6 y 7. Copyright © 2020 Banco Interamericano de Desarrollo. licencia Creative Commons IGO 3.0. Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas (CC-IGO 3.0 BY-NC-ND) (http://creativecommons.org/ licenses/by-nc-nd/3.0/igo/legal code). https://idbdocs.iadb.org/

  1. Diario página 12. https://www.pagina12.com.ar/ 4/10/20
  2. www.tikalideas.org